Dejar de fumar

Posted by on Feb 1, 2013 in Sin categoría | 0 comments

Dejar de fumar

DEJAR DE FUMAR, ALGO EN REALIDAD, SENCILLO

Fumar no es un vicio, ni un hábito ni siquiera un gusto. En realidad, nada de eso existe, recordemos el dicho tan manido de: ”sobre gustos nada escrito”, pues si, existía un gran velo de misterio sobre el porqué de los “gustos”, pero ya no es así. Revisando las medicinas antiguas que se guiaban por la observación clínica, hoy en día cualquiera que sea buen observador puede comprobar que no existen “GUSTOS, HÁBITOS O VICIOS que simplemente todos son “NECESIDADES”.

Dicho más claramente, LA NATURALEZA se provee de cuanto necesita para compensar y mantener su buen funcionamiento, provocando en nosotros los llamados: gustos, hábitos o vicios. La Ecología comprende este equilibrio Universal del cual somos parte, nada se mueve o existe sin un porqué o un para qué, tal como dijo un poeta “no se mueve una estrella sin que se altere una flor”. Somos un paso de electrones, nuestra vida transcurre en base a reacciones químicas, eléctricas, biológicas, estamos íntimamente relacionados con el medio, somos parte inextricable del mismo. Los seres humanos como otros del mismo reino, poseemos dos funciones primordiales: RESPIRAR Y COMER, ambas funciones dependen de la BOCA.

Si la boca mastica en forma BILATERAL REFLEJA, garantiza la irrigación, inervación y exitación de las áreas nasales, las cuales para ese justo propósito se hallan por encima de la BOCA. De ese modo las vías aéreas se nutren y se produce una normal respiración, mas si la masticación no es adecuada, la consecuencia inmediata es la deficiencia respiratoria, con las secuelas que conocemos todos: rinitis alérgicas, pólipos nasales, bronquitis, etc. por nombrar algunas.

Ahora bien, si la NATURALEZA TODO LO COMPENSA, TODO LO EQUILIBRA ¿Qué pasa en el caso de un fumador?

Lo primero es saber que el “VICIO DE FUMAR” es nada más que la compensación de la necesidad de respirar, efectuado por la propia Naturaleza, por lo tanto no se trata de un vicio sino de una “COMPENSACION”.

¿Qué toca hacer entonces?
La respuesta es simple, como las grandes verdades en el Universo Lo primero sería observar qué puede estar fallando en el cuerpo que amerite este acto de fumar. Un algo parecido son los gustos o antojos en la mujer embarazada que obedecen a necesidades bioquímicas de su cuerpo en la formación del nuevo ser.

¿Qué es el fumar a fin de cuentas?
Una compensación química, veremos antes cómo funciona el mecanismo respiratorio normal. En una normo-respiración existe el acto de inspiración y espiración. En la inspiración entra el oxígeno y en la espiración sale el anhídrido carbónico o CO2. Cuando el CO2 llega a un cierto nivel en la sangre, se produce un aviso o exitación al centro de la respiración en el cerebro para que se EFECTÚE UNA NUEVA INSPIRACIÓN y vuelva a entrar nuevamente el oxígeno. Así una y otra vez este ciclo normal de la respiración se mantiene a intervalos regulares.

………………………………………………………………………

¿Qué pasa en el caso del fumador?
Pasa que este ciclo normal, se acorta y se acelera. Explico: Se acorta debido a la deficiencia respiratoria de la persona, quien efectúa una inspiración pobre, en el mejor de los casos usando solamente los dos tercios superiores pulmonares (en el caso del asmático por ejemplo, persona que ni siquiera puede fumar, esta respiración no es sólo pobre, es pobrísima y sólo es capaz de usar el tercio superior del tórax, de ahí el conocido “pecho en quilla”).

Como decíamos, el fumador sólo usaría los dos tercios superiores del tórax para respirar, dejando esa cuarta parte del mismo, en una especie de parálisis o quietud fisiológica. Con el tiempo, esta parte baja de los pulmones, de tanto estar quieta, sucia y sin el debido turn-over de tejidos (reposición o renovación celular) va a provocar las famosas toses mañaneras de los fumadores de años y finalmente se desarrollará el enfisema pulmonar de las últimas etapas.

Y ahora de cómo se acelera. Si el fumador respira sólo con dos tercios de su tórax necesariamente tiene que hacerlo UN MAYOR NÚMERO DE VECES PARA PODER COMPENSAR, para ello necesita ese nivel de CO2 en la sangre que exite su centro respiratorio y provoque una nueva inspiración. Este nivel extra de CO2 lo consigue mediante la combustión producida por el cigarrillo. Y este CO2 extra, es en realidad la “droga” del cigarrillo que exita una y otra vez el ACTO DE INSPIRACIÓN, la nicotina es un aditivo no tan importante del cigarrillo en si.

Una nota sobre las TOSES MAÑANERAS.
El organismo en estado de decúbito (acostado), intenta limpiar mediante la irrigación sanguínea por posición esas áreas paralizadas y sin uso, durante años intenta lavar, por decirlo así, esas áreas bajas del pulmón aprovechando la posición acostada, mas al ponerse de pie el individuo comienza a toser. La tos, es en si misma un acto defensivo como toda respuesta orgánica. Estos intentos se van exagerando más y más como en el caso del asmático, hasta que un día, el esputo expulsado sale sanguiñolento, lo cual marca la etapa final para ese cuerpo ya deteriorado.

Comprender este mecanismo nos muestra qué derrotero tomar, qué poder hacer.
Si todo acto del cuerpo incluidos los vicios, son una compensación, habría que buscar qué es lo que nuestro cuerpo necesita compensar. Nunca estaremos desencaminados si revisamos las áreas que comadan nuestra vida, BOCA Y NARIZ.

Hasta un niño de cuatro años sabe que si se tapa con una mano su boca y nariz no puede sobrevivir. Basándonos en la ley de que si la boca mastica de lado y lado en forma bilateral refleja, se respira idem, en forma bilateral refleja y por ende podemos estar tranquilos de que todo en el organismo está en orden, sabremos ver en qué falla nuestro cuerpo y buscar el cómo podemos regresarlo a su normalidad y salud.

Nuestros tiempos como bien decía Alexis Carrel ya en 1912 ha sido “atacado” por la civilización, nos hemos apartado del todo ecológico, hemos ido trabajando en contra nuestra. Comiendo cosas atiborradas de químicos, congelados, enlatados, coloreados y con aditivos inconfesables, un desastre.

En fin, que dejar de fumar se transforma en algo simple si recuperamos nuestra manera sana de comer, de limpiarnos el intestino de tanta agresión bloqueada allí y sobretodo de poner atención a la salud bucal que nos permita una correcta masticación, FUERTE Y DURA DE AMBOS LADOS que vaya a garantizar una normo-respiración, una limpieza de ese tercio bajo del pulmón a tiempo.

Es hora de que los profesionales de la Odontología se hagan eco de esta tremenda responsabilidad sobre la salud de la población. Quizá por fin se deje de ver la profesión como algo mayoritariamente estético y se realice de una vez por todas, su condición de profesión MÉDICA. Un buen profesional sólo tendrá que usar lo aprendido en la Facultad, ese respeto profundo a la vida, la observancia de los antiguos pero vigentes estatutos de Pierre Fouchard, Padre de la Odontología, quien proclamara: “intentar no retirar jamás una pieza dentaria y si no hay más remedio, reponerla de inmediato para no desequilibrar tan preciada articulación única en el organismo”. Esta original articulación va desde un lado al otro de la línea media del cuerpo (de oreja a oreja incluyendo todos los dientes en sus movimientos totales, hacia adelante, hacia atrás en una ligera retracción mandibular, hacia la derecha, hacia la izquierda y el movimiento de circunducción que lo reune todo) y que justamente por ello orienta la circulación hacia la nariz. Estando la nariz y vías aéreas óptimamente irrigadas, queda garantizada una respiración óptima.

Una de las ramas de la odontología que más han hecho en este sentido es la ORTOPEDIA MAXILAR o también conocida como ORTOPEDIA FUNCIONAL DE LOS MAXILARES. Particularmente el aparato diseñado por Macary que lleva su nombre. Este aparato usado para hacer ejercicios respiratorios lleva circulación y nutrición a las áreas pobremente irrigadas y su beneficio se deja ver.

Un fumador tratado con estos métodos no sólo deja de fumar sin esfuerzo, casi sin darse cuenta sino que el beneficio se extiende a toda su vida, es una vuelta a la Ecología, al equilibrio con toda la vida que le rodea.

ALGO SOBRE MACARY
Macary, un dentista francés inventó un aparato que colocado en boca contiene ambas arcadas dentarias en posición de cierre en línea media, sólo separadas las arcadas por el espacio de descanso fisiológico (boca cerrada sin apretar los dientes), puso dos gomas largas a ambos lados, para hacer los ejercicios de pie primero y luego acostado en el suelo rígido, abriendo los brazos con cada INSPIRACIÓN y cerrándolos con cada ESPIRACIÓN. Se usa también para dormir o tan sólo para relajarse y descansar los músculos de la columna vertebral.